Sábado, 25 de Octubre de 2014

Descarta empresa daños a salud y medio ambiente por depósito de coque en Jáltipan

Comparte la noticia

*Aseguran que cuentan con los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente Estatal y las autoridades municipales para operar

*El gerente de la empresa rechaza que hayan saqueado piezas arqueológicas como se rumora.

*Estudian mecanismos para la captación y almacenamiento de agua para no afectar a la población.

Redacción/

Jáltipan, Ver.- Ante el cúmulo de manifestaciones, reclamos y demandas de organizaciones civiles para que se retire la empresa García- Munté de Jáltipan  por el presunto riesgo que pudiera ocasionar el manejo del coque a la salud de los habitantes, el  representante de dicha empresa, Ing Jesús Antonio Ancer aseguró que el almacenaje y manejo del residuo no es perjudicial ni para la salud, ni para el medio ambiente.

Durante un recorrido realizado por el depósito de coque, que aún está a prueba, el administrativo de la empresa precisó que cuentan con los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente Estatal, así como de las autoridades municipales para operar.

Tras indicar que la empresa realizó un estudio de impacto ambiental, el ingeniero oriundo de Nuevo León sostuvo que contrario a lo que opina la ciudadanía -y lo que se publica en diversos blogs en internet sobre el peligro que pudiera significar la presencia del coque- no existen pruebas médicas fehacientes de que así sea.

Desde hace varias semanas García- Munté, una empresa española transporta de la refinería de Minatitlán hacia Jáltipan varias toneladas de coque, cuestión que ha sido no bien vista por grupos ambientalistas y sociedad civil de la zona que aseguran que la presencia del polvo genera graves daños a la salud como infecciones en la piel, en las vías respiratorias e incluso cáncer en la sangre.

Jesús Ancer manifestó a los visitantes que el uso del coque no solamente se realiza en el Estado de Veracruz, sino también en otras partes del país, de América Latina desde hace casi medio siglo, sin que hasta el momento se tenga el registro de afectaciones al ser humano por el contacto directo.

“El coque que se produce en las refinerías de Minatitlán, Cadereyta y ciudad Madero también se produce desde hace 30 o 40 años en las refinerías más modernas de Estados Unidos, de Europa, de Venezuela, en algunas partes de Canadá, en Brasil, en La India, en todas partes del mundo y tan no es un material peligroso que se carga en barcos y se comercializa como si fuera carbón mineral y el carbón mineral ustedes saben que es el combustible más utilizado en el planeta, inclusive más que el petróleo”, declaró.

El ingeniero encargado de la obra explicó que el coque es un material muy similar en apariencia física al carbón y en su composición química a cualquier producto derivado del petróleo.

“Y todos sabemos de dónde viene el petróleo, viene de la naturaleza, entonces suena muy ilógico que un producto que viene de la naturaleza vaya a afectar a la naturaleza misma”, expuso.

En diversas ocasiones tanto en el puerto de Veracruz, donde también se almacena grandes cantidades de coque, así como en Jáltipan, los habitantes han manifestado a través de marchas y plantones su rechazo a este tipo de actividad industrial, toda vez que -aseguran- puede causar graves afectaciones a su salud. Al respecto, el entrevistado sostuvo que hasta el momento no se ha comprobado de forma certera y científica que el residuo tenga algún nivel de toxicidad.

“La Agencia de protección ambiental de Estados Unidos ha emitido estudios muy profundos los cuales tenemos copia (…) lo emitió en el 2007 precisamente para ya terminar con todas las inquietudes que aparecen en internet de gente que siguen diciendo cosas que no tienen ningún fundamento académico, químico, técnico, físico, etcétera ahí hay análisis de toxicidad de todo tipo de ser vivo, hay análisis de cáncer, hay análisis e alergias y el coque no es tóxico ahí lo pueden comprobar”, abundó.

¿CÓMO SE OBTIENE EL COQUE?

El Gerente de dicha empresa explicó cómo se obtiene el coque, los procesos de refinación por los que pasa, sus características y sobre todo por qué afirma que no es perjudicial el depósito en Jáltipan ya que no es más que su embarque, desembarque para enviarlo a otras latitudes.

“El asfalto y el coque son casi gemelos, la distancia entre uno y otro para decirlo de forma simple es una etapa en el proceso de refinación, las refinerías antiguas producían combustóleo que es un material que si se calienta todavía es líquido y se utiliza como combustible y producía asfalto que era lo último que se quedaba en las refinerías antiguas en el proceso y el asfalto es lo que se ha utilizado para pavimentar en todas las carreteras del mundo”, señaló.

Tras realizar una amplia visita-supervisión de comités de organizaciones civiles  por las instalaciones de la empresa almacenadora de coque, sin que se vieran instalaciones de calderas para crear el mineral, el ingeniero prosiguió en su detallada explicación sobre el proceso para obtenerlo.

“Lo que hacen es que el combustóleo lo pasan por otro proceso que se llama coquización, ahí el combustóleo -que todavía es líquido- se convierte de una parte líquida a una parte sólida en su refinación, ya no se queda lo que se conoce como asfalto en el fondo sino que se separa todavía el líquido que queda que es lo principal que produce la refinería que es gasolina y diésel para que anden todos los coches”.

A título personal consideró falsas las versiones que el coque cause daños a los seres humanos, dado que ha trabajado por más de una década en este tipo de actividades y nunca ha presentado afectaciones, ni ha visto el caso de algún trabajador que padezca alguna enfermedad derivada del contacto con el polvo.

“La mejor referencia soy yo. En lo personal  les puedo decir es que yo conozco el coque desde hace 18 años, hemos venido trabajando con gente desde hace 18 años con el coque,  y yo nunca he escuchado que alguien se queje de algún problema respiratorio”.

El entrevistado fue más allá en la exposición de sus argumentos al decir que en otras partes del mundo donde también se almacena el coque no se han reportado fallecimientos derivado de estos trabajos y la mejor evidencia es que la misma planta laboral dura años.

“Casi no tenemos rotación de gente, y tenemos varias terminales en el resto del país, estas terminales son mucho más pequeñas de las que existen en Estados Unidos, en Venezuela con todo el problema que ha habido petrolero hay terminales que están trabajando con 10, 12 toneladas de coque, y no se reportan casos de mortandad, de toxicidad, de daños a la salud por ningún académico”.

Al reiterar su postura en referencia a que no se causa ningún impacto negativo ni a los humanos ni al medio ambiente, el ingeniero aclaró que no está en contra de quienes opinan lo contrario, pero los exhortó a mostrar pruebas.

“Yo no reto a ninguna de las personas que ponen su blog en internet, pero a mí sí me gustaría ver a un académico que haya estudiado el tema del coque o a un petrolero que diga que el coque es tóxico y lo demuestre, porque hasta ahorita en 18 años no he visto a nadie que lo haga”, externó.

La empresa asentada en el municipio de Jáltipan antes de iniciar sus operaciones  aseguró haber presentado un estudio de impacto ambiental ante el ayuntamiento para garantizar que no ocasionarían deterioros en la zona al transportar desde Minatitlán el coque.

“Lo presentó el ingeniero Hugo Mellón, las autoridades municipales tiene copia y fue expedido por la Secretaría del Medio Ambiente del estado, fuimos también con la Semarnat porque nos lo pidió la gente de PEMEX y la Semarnat de forma muy profesional nos contestó que ya no le insistiéramos porque no era competencia de ellos ya que  no es un material peligroso y lo conoce muy bien;  entonces todo lo demás que ustedes escuchen y lean respecto a que el coque es tóxico yo les pediría que vieran la contraparte: los estudios y el manifiesto de impacto ambiental y que si alguien tiene algún caso evidente ( de afectación) y nos puede demostrar que el material es tóxico, claro que se nos van a cancelar los permisos”, reconoció.

RECHAZAN SAQUEO DE PIEZAS ARQUEOLÓGICAS

En las instalaciones de la empresa almacenadora de coque en Jáltipan se hallaron varias piezas arqueológicas, entre las que destacan cerca de 300 figurillas, treinta entierros, vasijas y restos de animales en ofrenda en una necrópolis.

Tras darse a conocer la noticia, varios ciudadanos señalaron a trabajadores de la empresa española  que se llevaban de forma clandestina piezas con un alto valor histórico que bien podrían ser parte de un museo local, en ese entendido, el ingeniero Jesús Sánchez rechazó que las piezas hayan sido o sean extraídas del sitio ya que quedan estructuras cerca.

“A los que dicen que saqueamos nosotros, yo les hago una pregunta ¿ustedes creen que los Doctores, los que trabajan en las fábricas, en los servicios públicos andan saqueando. (.) nosotros somos ingenieros, nos dedicamos al manejo del coque, no nos dedicamos a andar saqueando; yo no sabría que hacer la verdad con una pieza arqueológica”, manifestó.

Hizo énfasis en que tanto el personal administrativo como los trabajadores de García-Munté no han intervenido en ningún momento en todo el proceso de estudio y rescate de las piezas arqueológicas que han hechos las más de sesenta personas que trabajan bajo la supervisión del arqueólogo Alfredo Delgado Calderón desde hace varios días quien guió la vista en la parte arqueológica para explicar como se hizo el rescate de los entierros hallados y la salvaguarda de la estructura que queda a un lado de la vía construida por García Munté.

“Nunca tomamos ni una bolsa de material porque no nos corresponde y no es nuestro y lo dejamos a la autoridad competente representada por el arqueólogo y su equipo de más de sesenta personas que hicieran cargo, nosotros no hemos intervenido para nada en los trabajos solamente estuvimos deteniendo obras y solamente estuvimos financiando a los arqueólogos”, expuso el directivo de la empresa.

En su defensa el entrevistado expresó que ninguna persona puede tener acceso al sitio donde trabajan los arqueólogos ya que durante todo el día resguardan las piezas que van encontrando.

“Yo no sé cómo un ingeniero se iba a meter en medio de los arqueólogos y decir esta piedrita me la llevo yo porque creo que vale mucho dinero. No encuentro la forma: ”

Sobre el señalamiento que se hiciera en varios medios de comunicación en relación a que el sitio arqueológico se encontraba dentro de la empresa donde se manejan varias toneladas de coque al día, explicó que el hallazgo en sí se dio en una zona federal.

“Donde estamos parados no es propiedad de García Munté, es propiedad federal en donde cualquier persona puede seguir transitando libremente y pueden entrar por el puente de Jáltipan, no hay necesidad de dar toda la vuelta, el derecho de vía federal o la propiedad privada el límite, es más o menos entre la tercera y cuarta escuela, ahí empieza la propiedad de García Munté y sigue hasta cien metros allá”, especificó al tiempo que señalaba la dimensión de la propiedad.

EXTRACCIÓN DEL AGUA

Aunque la empresa ya opera de manera formal aún faltan por realizarse varias adecuaciones para su funcionamiento, entre ellas el implementar una estrategia eficaz para captar el agua de lluvia o bien almacenarla en varios pozos para evitar la extracción del agua en Jáltipan que además de adolecer del vital líquido en su mayoría esta contaminada por diversas industrias establecidas en la localidad de casi 35 mil habitantes.

Otra de las preocupaciones de la población jaltipaneca es precisamente el hecho de que el agua se agote debido a la gran demanda del líquido que registra la empresa, ya que existe la posibilidad de que el agua sea tomada de la red que se suministra para todas las familias. En ese tenor, el ingeniero descartó toda posibilidad de riesgos ya que cuentan con varios planes y proyectos para almacenar agua de lluvia y evitar la volatilidad del mineral que se encuentra a cielo abierto.

“Nosotros dijimos aquí llueve tanto que no vamos a necesitar agua adicional, vamos a tener nuestras pozas, vamos a recolectar el agua de lluvia y la vamos a estar reciclando (…) tenemos un estudio en donde poder juntar con la zona de agua de la ciudad, eso es lo que nos propuso la autoridad municipal, nosotros sentimos que no lo necesitamos precisamente porque llueve mucho. Lo que tenemos en las pozas va a ser suficiente para estar regando en épocas de sequía lo que hacemos en todos los lugares y calculamos el número de pipas en donde no tenemos agua y lo extraemos de algún pozo con permisos y todo y regamos nuestros patios de coque”, abundó.

Pero los proyectos para abastecerse de agua en la empresa García Munté no paran ahí, ya que en caso de ser necesario, podrían incluso hasta construir una represa si las autoridades lo permiten.

“Lo que estamos planeando y es algo que tenemos que trabajar con la autoridad municipal es buscar una laguna natural que recolecte más agua de lluvia, agua limpia,  y si necesitamos más agua hacer nuestra propia presa o laguna que recolectara esas aguas. No tenemos todavía el estudio completo, si la autoridad municipal lo autoriza nosotros invertiremos para conectarnos al agua municipal y si no lo determina conveniente nosotros buscaremos otras formas de tener agua”, detalló.

El ingeniero sostuvo que cual sea la decisión de las autoridades las acatarán, ya que el objetivo no es causar ningún proyecto que afecta al entorno.

PROGRAMA DE REFORESTACIÓN

Como empresa responsable el ingeniero aseguró que pondrán en marcha un programa de reforestación a fin de contribuir al cuidado del medio ambiente en la zona, aunque no precisó el número de árboles que procederán a plantar en casi seis hectáreas.

“El trabajo de reforestación todavía no lo terminamos precisamente esta con nosotros el ingeniero Hugo Mellón que fue el líder de este proyecto quien está lo viendo. La superficie que se reforestará será de acuerdo al levantamiento de la obra (…) se hizo en seis hectáreas de plataforma,  lo dijo el arqueólogo era un pantano lleno de vegetación lleno de arbustos (…) la cantidad de especímenes es lo que se va a reforestar de acuerdo al levantamiento”, declaró.

La idea dijo, es reforestar el área que indiquen las autoridades en su mayoría con cedro rojo o con la clase de árbol que sea más adecuado de acuerdo al tipo de suelo.

“Aquí no se preocupen vamos a tener el programa de reforestación como lo indica la Secretaría de Medio Ambiente de hecho nos ha gustado la vegetación y lo que nos ha perjudicado en la obra es que llueve muchísimo todos los días pero esto es hermoso y vamos a reforestar todo lo que podamos con cedro rojo o lo que nos indiquen”, añadió.

CAMBIO DE NOMBRE DE LA EMPRESA

Finalmente el ingeniero Jesús Ancer, adelantó en la entrevista que en breve podría cambiar el nombre de la empresa que se dedica al uso y transporte del coque en Jáltipan, ya que si bien laboraba en coordinación con García Munté, ésta solo financió el proyecto en un inicio, sin tener ya relación alguna actualmente.

“Esta una empresa española que comparte el nombre porque en algún momento fue accionista de esta empresa pero en este momento no tenemos nada que ver con ellos y probablemente cambiemos el nombre de la empresa porque ellos ya no participan en esta empresa mexicana”, concluyó.

 

  • COMENTARIOS

    Un comentario en la noticia Descarta empresa daños a salud y medio ambiente por depósito de coque en Jáltipan

    1. ROSARIO MARTINEZ dice:

      Acabo de leer la entrevista y me quedo la duda de que si los permisos fueron otorgados a la empresa española Garcia Munte, y ahora ya no se llaman asi y Garcia Munte no es responsable actualmente, entonces ahora legalmente la Bodega de Coque esta operando ilegalmente. ¿Donde estan nuestras autoridades Jaltipanecas?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>